Necochenses residentes en Chile preocupados por la situación actual

Testimonios de quienes nacieron en nuestra ciudad pero viven en Chile y de residentes en nuestro medio

 

Para el resto del mundo, Chile es noticia, pero quienes viven allá o tienen familiares, aseguraron que esta situación se veía venir y no les sorprendió para nada, mostrándose preocupados por la gran desigualdad social que hay en su país y que culminó en un estallido social sin precedentes en la historia reciente del país.

En un marco de mucha violencia y manifestaciones en las calles, los chilenos salieron a decirle basta al presidente Sebastián Piñera, frente a las nuevas alzas en las tarifas. Pero tal como coincidieron muchos, el aumento del valor del metro, fue la gota que colmó el vaso.

María Betania Marino y Mariano Pallero, ambos son de Necochea y por cuestiones laborales estas allá, en Las condes en Santiago de Chile.

En dialogo con Ecos Diarios, Marino señaló que esta situación comenzó el viernes pasado con la suba del metro, aunque el descontento social venía desde  hace tiempo.

“El viernes por la tarde se desató todo,  incendiaron edificios, quemaron las estaciones de metro, viviéndose mucha violencia”, indicó.

El presidente Piñera, el viernes por la noche cerca de la madrugada decretó el estado de emergencia en algunas ciudades, y el sábado continuó la violencia, de manera que cerraron los comercios, no hay clases en las escuelas ni en la universidad y los supermercados tienen custodia militar, y atienden en horarios acotados de 9 a14.

Betania explicó que “para poder ingresar al supermercado hay largas filas, organizando a la gente en grupos para entrar de a poco”.

Quienes viven allí, detallaron que “los militares recorren las calles constantemente con tanques, los helicópteros patrullan y de 20 a 6 am estamos con toque de queda”.

Por lo tanto, no salen de sus casas,  inclusive algunos trabajadores hacen un horario más acotado.

Un momento de mucho temor vivieron el domingo por la noche relató Betania, cuando “un grupo de personas vinieron a mi barrio donde  hay una farmacia a prender fuego y estábamos atentos porque al escapar de la represión de carabineros, se pueden meter en las casas a robar”.

Al mismo tiempo, aseguró que la vida en Santiago es muy cara y a la gente no le alcanza con lo que gana para vivir. “No hay prácticamente clase media, es alta o pobre. En algún momento se iba a llegar a una situación como esta”, manifestó.

Por su parte, Hans Rothen, del Centro de Residentes Chilenos en nuestro medio, afirmó que la situación es tal como se está viendo en las noticias, habiendo tenido comunicación con sus familiares que viven en Santiago.

“Me han llamado para que esté tranquilo, explicándome como están viviendo. Por cierto, me habían llamado el sábado diciéndome que estaba muy fea la situación por lo que se esperaba lo peor y finalmente sucedió. Es grave y profunda la protesta”, manifestó.

Hans tiene a su padre, hermanos y sobrinos en Chile, quienes tratan de salir lo menos posible a la calle. Al momento de opinar sobre el pueblo chileno analizó que “como ciudadanos nos faltó preocuparnos por el otro. Es la primera vez que veo esto, Chile es individualista, es muy diferente al argentino que es muy solidario, se preocupa más por el otro, es más humano”.

 

Reclamo

Margot Sanzana es chilena, vive en Necochea y tiene familiares en su país de origen y al hablar con ellos por teléfono le dieron  un poco de tranquilidad,  ya que algunos viven en la ciudad de Constitución, donde se hicieron marchas pacíficas y no estuvo tan complicado como en otros lugares.

“Sin lugar a duda,  la gente se cansó, frente a las manifestaciones el gobierno hacia oídos sordos y no se puede más frente a la desigualdad que es tremenda”, me dijeron mis familiares.

Margot detalló que el 80%  de la población de Chile cobra el mínimo, por lo cual no les alcanza para vivir, mientras que han subido los servicios, los precios pero no así los salarios.

“La gente está luchando por algo justo. Estaban bien pero el gobierno se aprovechó mucha de la gente” dijo y aclaró que los que delinquen son los menos, “es una minoría que aprovecha la situación”.

En este mismo sentido, coincidió, el residente chileno Fernando Dasencic que vive en nuestra ciudad, pero sigue muy de cerca las noticias y también tiene familiares en el país vecino.

“La violencia que está sucediendo es una reacción, un estallido social, y hay una minoría que aprovechan esta situación para robar un supermercado  o artículos de electrodomésticos”, afirmó.

Dasencic señaló que tiene a su hermano viviendo en Punta Arena, y el lunes hubo una manifestación multitudinaria, de 15 mil personas, habiendo toque de queda en algunas ciudades, no en todas. En Santiago comienza a las 20 y en Valparaiso a las 18.

Dasencic reflexionó acerca del perfil que tiene  Chile frente al mundo, asegurando que generalmente se lo coloca como ejemplo de país tranquilo y ordenado, con variables macroeconómicas buenas, pero el gran problema es la desigualdad entre las clases sociales.

“Esto era algo que se venía venir, el incremento de 30 pesos del transporte fue el detonante , pero tiene un trasfondo más amplio que vine desde la dictadura de Pinochet. De ahí en adelante, los gobiernos que vinieron después no solucionaron este problema y cada vez se fue agrandando más esta diferencia de quienes ganan más y quienes ganan menos”.

Asimismo, opinó que el gobierno de Piñera, es un gobierno de derecha neoliberal, que no se preocupa en solucionar el problema de las grandes masas.

Además, comentó que el presidente no eligió el termino más adecuado para describir lo que se está viviendo en Chile. “El gobierno ha cometido un gran error al tratar de apagar el fuego con nafta, porque eso es lo que ha hecho. Que el presidente salga a decir que esta en guerra con el pueblo chileno, es terrible”, aseguró.

Aunque se mostró esperanzado de que se pueda generar el diálogo entre las partes, pero para ello, indicó que será necesario, en primer lugar  que  los militares vuelvan a los cuarteles como primera medida y que se discuta con los demás partidos políticos.

 

Toque de queda

Lo habitual es que el toque de queda se establezca en medio de revueltas, revoluciones o guerras. A través de las fuerzas de seguridad, el gobierno se encarga de que la prohibición sea respetada ya que aquellos que violan en el toque de queda son detenidos o devueltos a sus hogares.

El objetivo es resguardar la seguridad y de minimizar posibles disturbios o enfrentamientos, limitar la libre circulación por las calles y la permanencia en los espacios públicos.

Muchas veces el toque de queda se establece en horario nocturno, cuando la vigilancia de las calles resulta más complicada. De esta manera, la policía, el ejército u otra fuerza se encargan de controlar la ciudad desde el atardecer hasta el amanecer, asegurándose de que no haya gente recorriendo la zona, reuniéndose o manifestándose.

Diversos gobiernos, a lo largo de la historia, han establecido el toque de queda en momentos particulares.

En la década de 1980, las autoridades peruanas aplicaban el toque de queda para combatir los actos terroristas. En 2010, Chile también aplicó el toque de queda tras un terremoto para evitar los saqueos en medio del descontrol.

En nuestro país la última vez que se declaró toque de queda fue en el año 1955 con el arribo al gobierno de la Revolución Libertadora.///