El investigador Ernesto Bjerg recibió premio a la trayectoria

El profesional, nacido en Necochea, es investigador principal del Conicet de Bahía Blanca. Hizo la secundaria en el Colegio Nacional

 

Con una vasta carrera profesional, el geólogo Ernesto Alfredo Bjerg, oriundo de nuestra ciudad, recibió recientemente en Córdoba el premio a la trayectoria, otorgado por la Comisión Científica de Petrología de la Asociación Geológica Argentina.

Bjerg de 67 años, es investigador principal de Conicet en el Instituto Geológico del Sur y actual director del Conicet Bahía Blanca, ciudad donde cursó su carrera universitaria y ha desarrollado su vida profesional.

Nacido en Necochea, vivió varios años en Quequén; estudió en la Escuela primaria Nº 2 de esta localidad y cursó el secundario en el Colegio Nacional donde se recibió en 1970.

En diálogo telefónico con Ecos Diarios, Ernesto Bjerg expresó su satisfacción por el reconocimiento a su trayectoria y afirmó que “estoy conforme de haber llegado a este nivel porque cuando me recibí de geólogo sólo había trabajo en la industria petrolera pero era un campo que no me interesaba”.

Se recibió en la Universidad del Sur y luego cumplió con el Servicio Militar Obligatorio “pero me volvieron a incorporar por el conflicto de Beagle, perdí dos años y dos trabajos”, relató.

 

Formación

Luego pudo desempeñarse en su ámbito y realizó el doctorado con una beca del Conicet, “después me fui dos años a Austria a hacer un postdoctorado con financiamiento del Banco Internacional de Desarrollo”.

En 1985 ya había ingresado en la carrera de investigador del Conicet y era docente de la universidad, siguió ascendiendo hasta alcanzar el grado de investigador principal.

Siempre supo que quería dedicarse a la Petrología, que es el estudio de las rocas ultramáficas, que contienen metales preciosos, como platino y paladio, usados en petroquímica y en automóviles.

En ese sentido explicó que “la geología como todas las ciencias se ha ido especializando y se dedica a un campo en particular. Se acabó el enciclopedismo”.

Hizo toda su carrera en Bahía Blanca, está próximo a jubilarse aunque tiene previsto continuar trabajando en algunos proyectos y acompañando a estudiantes que están realizando sus tesis, “voy a dejar de cumplir horarios y no tendré tanto trabajo burocrático”, destacó.

Entiende que ha trabajado con pasión en su área y ha pasado exitosamente las evaluaciones que realiza el organismo para evaluar su productividad.

Respecto al premio que recibiera, aseveró que “tengo un gran respeto por los tres miembros del jurado y es un reconocimiento que uno recibe en el final de su carrera”.

También puso de relieve la importancia de la difusión, y mencionó que el Centro Regional de Conicet tiene un día de puertas abiertas por donde pasan unas cinco mil personas, “porque los que venimos de ciudades que no tienen universidad no tenemos idea de lo que se hace”.

 

Esfuerzo

Proviene de una familia de trabajadores, sus padres eran muy afectos a la naturaleza, a Ernesto siempre le interesaron las “piedras”, y la escuela le permitió definir su vocación y dijo enfáticamente que “con esfuerzo y voluntad es posible”.

Guarda muy buenos recuerdos del Colegio Nacional y contó que “por aquellos años hablaban de las ciencias naturales y aspectos de la Geología, además teníamos prácticas de laboratorio de química que no era muy común”.

Recordó a profesores de la talla de Félix A. Motti y su esposa, la señora de Zugazúa, Mosquera y Ojeda.

Bjerg está casado con Silvia Castro, también de Necochea e hija del quien fuera titular del laboratorio Balsategui y Castro. Tiene dos hijas, una vive en Alemania y la otra en Buenos Aires y su familia se completa con sus dos nietas.

En nuestra ciudad reside su hermana Norma, además de primos y tíos, a quienes visita periódicamente.

A poco de comenzar una nueva etapa en la que no abandonará la investigación pero se dedicará a proyectos de aplicación de la visualización científica de computación a problemas geológicos en los que trabajará junto a su esposa que es magíster y doctora en ciencias de la computación y un equipo de profesionales.